Ramsés II, ¿me permite su pasaporte, por favor?

Ramsés II, el faraón más grande, guerrero y diplomático, constructor y hombre de leyes, “el más grande gobernante del mundo”, el que fue capaz de derrotar a los hititas en las puertas de Qadesh. Su poder fue ilimitado, sin embargo, también él necesitó acreditarse con un pasaporte como cualquier mortal cuando necesitó desplazarse, aunque fuera después de… muerto.

Las estatuas-cubo de Egipto

 

Nadie puede negar que mil años dan para mucho y el antiguo Egipto es buena muestra de esto. En lo que al arte se refiere, ya antes del período Dinástico, encontramos pinturas decorativas o simbólicas, tanto en cerámicas como en tumbas, incluso en pequeños objetos como las “paletas” de Narmer. La delicadeza y monumentalidad de su arte aparece ya en las primeras dinastías, perdurando durante cuatro milenios para honra de sus dioses y faraones.

 

(más…)

La Biblia de los médicos

Así es como se conocía a un libro vigente entre los médicos que se convertiría en la base de la enseñanza médica durante siglos, los Aforismos de Hipócrates. Pervivieron durante más de 2.500 años en los escritos a modo de sentencias breves y universales aplicadas a situaciones concretas, semejantes a los refranes de la actualidad, y según la mayoría de los historiadores fueron elaborados por el propio Hipócrates.

Piedras, pirámides y piramidiones

Entre los bloques de las pirámides había uno con un sitio reservado, privilegiado: el piramidión. Era una pieza pétrea de forma piramidal que se situaba en la parte más alta de las pirámides y de los obeliscos. Simbolizaba el lugar donde se posaba el dios solar Ra, en el punto de unión entre el Cielo y la Tierra. Generalmente se recubría de oro, bronce u otra aleación de metales, así, cuando incidían los rayos del Sol, resplandecía dando un efecto que por desgracia en la actualidad no podemos apreciar.