resaca romana

De cómo los romanos se curaban la resaca (cruda, bomba, hachazo, guayabo, chuchaqui, y varias maneras más de llamarla…)

Y bueno, después de un verano dedicado a las trincheras, balas y generales, volvemos con muchas ganas de recuperar el vicio de divertirnos un rato a costa de otros y, como no puede ser de otra manera, hoy hablaremos de nuestros sparrings favoritos, esos romanos. Dueños de un poderoso e inmenso imperio, a nuestros antepasados de las legiones y los gladiadores ya les conocemos algunas de sus singulares prácticas, como la de limpiarse el trasero o sus prácticos usos de la orina. Pero, como siempre digo, no somos quienes para criticarlos, pues como cualquier otra civilización los hijos de Roma hacían lo mejor que podían con los recursos a su disposición. Había de todo, hasta para la resaca.

Bacanal y luego resaca

Banquete romano.

(más…)

Homeopatía es fraude

Homeopatía, la historia de un fraude.

Soy consciente de que este artículo va a levantar muchas ampollas, pues tanto la homeopatía como muchas otras de las mal llamadas “medicinas alternativas”, disfrutan de un gran seguimiento por todo el mundo, pero creo que es un deber propio y ajeno divulgar la realidad sobre temas ampliamente desconocidos por la población, y este es uno de ellos.

Es verdad, la homeopatía y similares son muy populares, pero el hecho de que estén de moda o que vendan miles de millones de dólares al año no les convierte en verdaderas medicinas, ni mucho menos les da la capacidad de curar. En todos los países que conozco existe una gran variedad de tiendas especializadas en productos “naturales”, homeopáticos, terapias y demás remedios milagrosos para todo tipo de sufrimientos, desde la gripe común hasta la celulitis pasando por la diabetes y hasta el cáncer.

Pero más preocupante, al menos en España, es que las farmacias también los venden, imagino que con el permiso del Ministerio de Sanidad, cuando este mismo organismo admite que la homeopatía no cura nada. No puedo entender cómo una institución con tanta responsabilidad pueda permitir que se vendan como medicinas productos de los que nunca, nadie, ha probado su eficacia, más allá del efecto placebo. La homeopatía es un fraude, y tanto la historia como la ciencia lo demuestran.

La homeopatía es un fraude

(más…)

Familia Einstein

Einstein y sus hijos: nadie es perfecto.

Definitivamente nadie es perfecto, ni siquiera la crema y nata de la ciencia, y si no que se lo digan a Stephen Hawking, quien tampoco se ha distinguido por ser el mejor padre y marido. La idea de que los genios son un poco distraídos, como Einstein, y no precisamente un dechado de comportamiento social, no nos es ajena.

Imagino que disculpamos a los genios por su falta de convencionalismos debido a que ocupan sus valiosos cerebros para menesteres menos prosaicos, como el descubrir alguna de las leyes de la física o encontrar algún agujero negro.

No hay mejor ejemplo que Sheldon Cooper, el inteligentísimo aunque poco dotado socialmente doctor de la serie The Big Bang Theory, cuyos esperpentos en sus relaciones con otros humanos nos han sacado más de una risa. Por lo general, los genios son seres humanos normales, con sus virtudes y defectos, aciertos y desaciertos sociales, y Albert Einstein no era una excepción. No obstante, poco conocida es la historia familiar del genio de Ulm, y por ello hoy he querido recordarla.

Eduard, Mileva y Hans Albert Einstein

Eduard, Mileva y Hans Albert Einstein

(más…)

Familia rusa Lykov

La Familia Rusa que no se enteró de la Segunda Guerra Mundial

Una familia rusa excepcional.

Una mañana estival de 1978, un helicóptero ruso despegó de su base en Abakan, capital de la República federal de Khakassia, en la Siberia meridional. Sus pasajeros, un grupo de geólogos, tenían como tarea hacer prospecciones de metales preciosos en la Cordillera rusa de Abakan, una extensión de las Montañas de Altai que recorre la zona fronteriza entre Khazakstán, Mongolia y Rusia.

Después de dejar a los geólogos en un campamento provisional, los pilotos levantaron nuevamente el vuelo para buscar más arriba en las montañas un lugar donde poder aterrizar. Volando al ras de las copas de los pinos y abedules, siguieron el angosto cauce de un río escarbado entre las rocas metamórficas, maravillados por la belleza del paraje pero sin poder atisbar el espacio necesario para descender la máquina.

De pronto, uno de los tripulantes señaló al resto algo extraño por debajo de ellos, un claro a una altitud de casi 2,000 metros, donde se distinguían lo que parecían ser surcos labrados por humanos.

Nada excepcional en otras condiciones, pero los pilotos sabían que las autoridades soviéticas no tenían constancia de que nadie viviese en esa región, a más de 250 kilómetros del pueblo más cercano. Después de sobrevolar el claro varias veces para asegurarse de que se trataba de un asentamiento humano, volvieron al campamento y compartieron con los geólogos su experiencia.

Mapa República de Khakassia

(más…)

La Torre que no fue diseñada por Monsieur Eiffel

Es el monumento más visitado del mundo con entrada de pago. Es el símbolo de París y casi podríamos decir que de toda Francia. Admirada y vilipendiada, la Torre Eiffel lleva 126 años provocando emociones a todo el que se acerca a ella. Yo la llamo la Señora, por su majestuosidad, su elegancia, su entereza y vigor ante tantos ataques, por su siempre maternal y desinteresada acogida.

Es uno de los dos monumentos que más me han causado impresión en mi vida (sólo le gana el Taj Mahal) y en mi aún corta existencia me he encaramado en sus hierros una veintena de veces, y pienso seguir haciéndolo.

Pero hay un detalle que siempre me ha mosqueado un poco, un dato poco conocido incluso por muchos de los parisinos a los que he preguntado. No es otro que la célebre estructura se ha hecho famosa con el nombre del ingeniero cuya participación en la promoción y construcción del proyecto fue fundamental, Alexandre Gustave Eiffel, pero cuya historia ha ignorado a sus verdaderos padres.

Fases en la construcción de la Torre Eiffel.

Fases en la construcción de la Torre Eiffel.

(más…)

Apropiación Cultural: ¿Se creen que somos imbéciles?

Hace poco más de un año, en algún sitio leí una noticia que me hizo reir un poco. Un grupo de alumnas en una universidad norteamericana (privada, para mujeres only), había pedido que la cafetería eliminara de su menú platos tales como el sushi y el kimchi. La razón que esgrimían las pijas señoritas, era que esos platos pertenecían a otras culturas, y comerlos fuera de su entorno era un caso de apropiación cultural.

Básicamente, que comer sushi sin ser japonés es robarle su cultura a los pobres hijos de Hirohito. La corrección política en esteroides.

Aquel día no pude más que reirme de tamaña sandez. Que alguien dijera que comer sushi o kimchi era robarle la identidad al pueblo japonés o coreano, en ese momento me pareció una broma. De mal gusto, pero broma al fin. Ahora me doy cuenta de que más que una broma, aquel evento y otros más recientes, son un gran peligro para la libertad.
fiesta

 

(más…)

No hay armonía en la naturaleza

La falacia de la armonía con la naturaleza.

Es sólo una coincidencia que tuviese listo para hoy este artículo, en un día en el que las gentes de bien están de luto por la masacre terrorista en París. Tuve que editar este párrafo porque no puedo ocultar mis sentimientos de rabia e impotencia ante la barbarie, la imbecilidad y el odio que algunos profesan a la vida, la libertad y el progreso. No es mi intención aprovechar la desgracia para conseguir más visitas ni mucho menos, pero el tema de la supuesta armonía viene al pelo.

Lo sucedido ayer viernes es una muestra más de que el mundo es un lugar salvaje, despiadado, y que nuestra sociedad, como parte de la naturaleza que es, no es ni mucho menos armoniosa, sino todo lo contrario. Nuestro planeta y el universo en general, son espacios donde reinan el caos, la violencia y el desequilibrio. Ese mundo que a veces nos pintan de armonía y consonancia simplemente no existe, y no es culpa del hombre.

no hay armonía

Un universo caótico.

(más…)