Saltar al contenido

Candidatos: Puebla, ¿Ciudad Educadora?

The following two tabs change content below.
Abel Pérez Rojas
Nació en Tehuacán, Puebla, el 6 de enero de 1970. Es poeta, conductor de programas de radio, académico y gestor de espacios de educación permanente presenciales y virtuales.

Ciudad Educadora es un concepto emanado de la visión de la Educación Permanente, expuesto por Edgar Faure en 1972, pero trabajado y anhelado siglos atrás; en resumen consiste en asumir que las personas humanizan a las ciudades y las ciudades ciudadanizan a sus habitantes. Bajo estos criterios nos preguntamos: ¿Es Puebla una ciudad educadora?

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

Hace tres trienios la ciudad de Puebla se asumió como Ciudad Educadora e ingresó a la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras (AICE), pero ingresar a la Asociación no le transformó en una Ciudad Educadora porque los esfuerzos han sido aislados y no se ha detonado una sinergia entre gobierno y sociedad.

Tampoco la gran cantidad de instituciones de educación superior convierten a Puebla en Ciudad Educadora.

Pero, hagamos un poco de historia: en 1990 surgió la AICE como un movimiento para hacerlas realidad y en 1994 se formalizó el colectivo en los Congresos III de Bolonia y VIII de Génova.

La Carta de Ciudades Educadoras es el documento que contiene la filosofía de las ciudades comprometidas con dicha visión, se establece que cada ciudad puede detonar sus propios derroteros enriquecidos con la experiencia de otras ciudades del mundo.

Aunque las Ciudades Educadoras es un ideal y en consecuencia utópico, porque pareciera inalcanzable, más bien se trata de un trayecto evolutivo, porque cuando una ciudad realiza progresos encuentra que surgen nuevos retos. Sin embargo, utopía apunta a esperanza en la medida en la que existe un compromiso responsable de alcanzar altos propósitos y superiores metas.

Bajo las premisas de la AICE las ciudades dejan de ser sólo conjuntos de avenidas y edificios para dar pauta a un entretejido sistémico cuyo propósito es la formación cívica, el desarrollo del talento colectivo e individual, la generación de riqueza sin dañar el medio ambiente, la traducción económica de los saberes colectivos, la participación social para la planificación y solución de problemas, la conciliación entre lo global con lo local, entre otros principios orientadores.

Desde que Puebla se define como Ciudad Educadora se han tomado algunas acciones, principalmente en lo referente al rescate de espacios públicos, las remodelaciones del centro histórico y encuentros internacionales. Los gobiernos de la capital poblana se han centrado en obras, pero la visión como Ciudad Educadora da para más.

Por eso, en el actual proceso electoral es necesario que los candidatos a la presidencia municipal de Puebla fijen su postura en relación al modelo de Ciudades Educadoras, y en su caso expliquen y sobre todo reorienten sus propuestas de gobierno bajo esta visión.

Asumir el modelo de Ciudad Educadora para Puebla implicaría tener rumbo sobre la prospectiva de ciudad, evitaría políticas por ocurrencia e implicaría incidir en los índices de desarrollo y felicidad desde una postura humanista.

La visión de Ciudad Educadora que tengan los candidatos para Puebla tiene que evidenciarse desde estos momentos en sus propuestas y compromisos de campaña, para hacer de la cuarta ciudad más importante del país un sitio más humano y progresista.

Artículo publicado originalmente en: www.sabersinfin.com

IMAGEN: oviedomexicosinescalas.files.wordpress.com

 

 

Visto: 1734 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *