Saltar al contenido

Cero dividido entre cero no es cero ¡Cero patatero!

The following two tabs change content below.
Médico especialista en Obstetricia y Ginecología. Soy autor de dos novelas históricas: Lucius Cassius, el médico esclavo y El Escrito de Dios, publicadas por la Editorial Stonberg. Recientemente he publicado mi tercer libro CÓMO ENFERMAR Y NO MORIR EN EL INTENTO Un viaje a través de la historia de la Medicina, un recopilatorio de artículos de mi blog.

binary-1254484_960_720

Hace ya un tiempo, Ibza Nohemy me propuso en el “libro de las caras” (más comúnmente conocido como Facebook) hablar de un número que todos conocemos, el cero. Es probable que nuestro profesor de matemáticas del colegio nos premiara en alguna ocasión con uno de ellos. ¡Maldito cero, cuánto lo habremos odiado! Pero, ¿quién lo habrá inventado?

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

Si no existiera, las matemáticas no podrían funcionar, de hecho, es el número más importante, porque es un número, sí, algo que hoy sabemos pero antes no lo tenían tan claro. Veamos cuál es su historia y busquemos a quién echarle las culpas de ese merecido (o inmerecido) cero patatero de nuestro expediente.

Su función es la de ser un marcador de posición. Porque claro, no es lo mismo ser el primero en la cola para entrar al concierto de nuestro artista favorito que estar en la posición 10.000. Por otra parte, el cero es un número en sí mismo, intermediario entre positivo y negativo. Y no solo eso, es pieza básica en el actual sistema binario (0-1) tan utilizado en informática. Sin el cero no serían lo mismo la geometría, el álgebra ni el propio sistema numérico, y es que algunos comparan su invención con la de la rueda (y no precisamente por ser ambos redondos, ¡uy!, perdonar el chiste tan malo).

Siglos atrás…

303px-Cero_maya.svg

Glifo maya para el cero, identificado como una concha marina.

Tanto los babilonios, los antiguos griegos y los mayas utilizaron algún tipo de marcador de posición en sus sistemas numéricos, estos no consideraban el cero como un número. Lo encontramos representado con el signo nfr en el Papiro Boulaq 18 (1700 a.C.) y en tablillas de arcilla babilónicas en el 2000 a.C., pero no será hasta el siglo III a.C que lo introducirían como el signo de “dos cuñas” que distinguían como “varios”.

Serían los matemáticos que registraban datos astronómicos y los mercaderes, quienes encontraran la utilidad de nombrar al cero con el símbolo 0 para representar el “vacío”, y así lo usó en el Almagesto, Claudio Ptolomeo (130 d. C.), pero no como número, sino como signo de anotación, encontrando en Europa mucha resistencia a ser adoptado al estar muy arraigados los números romanos.

Scrivix Categoría Política

Los primeros en reconocerlo como números serán los indios hace ya 1.500 años, y de ellos encontramos la traducción del nombre cero “shunya”, que en sánscrito significa vacío, y al árabe “sifr”. Y es aquí donde encontramos a Brahmagupta, el primero en identificarlo como cifra y no tanto como un mero marcador de posición, intentando explicar la aritmética de los número negativos y el cero.

A partir de entonces se empezó a teorizar -en ocasiones erróneamente- sobre cuestiones como que cero dividido entre cero es cero, que el cero al cuadrado daba cero, o que cualquier número dividido entre cero daba infinito, destacando en ello Mahavira y Bhaskara.

El primer testimonio de ese “cero indio” lo encontramos en una inscripción camboyana tallada en piedra de Angkor Wat (683) aunque los más claros aparecen dos siglos después, al referirse a la superficie de unos jardines en una ciudad del Sur de Delhi, en Gwalior. No obstante, muchos matemáticos contemporáneos consideran que el uso indio del cero evolucionó del utilizado por los astrónomos griegos.

En la Edad Media

De la India se propagó por China y las culturas islámica y árabe, encontrando el símbolo 0 para el cero en el Tratado matemático en nueve secciones (Jiuzhang suanshu) escrito por Qin Jiushao en 1247. Los árabes lo introducirían en Europa a través del Al-Ándalus y encontramos esas cifras indias en manuscritos del siglo X, el Codex Vigilanus y el Codex Aemilianensis, aunque no se encuentra el cero en los textos ya que no consideraban necesario su uso en los cálculos.

Será en Francia y el papa Silvestre II -alrededor del año 1000- cuando encontramos los primeros usos del cero, nombrado como “zefhirum”. Más tarde, el matemático italiano Leonardo Pisano, conocido como Fibonacci, en su Liber Abaci (1202) sería uno de los primeros en propagar su uso, aunque lo nombra como “marca” cero y no número, encontrando una fuerte oposición a la nueva álgebra por parte de la iglesia en los siglos posteriores. Aún tendrían que pasar muchos siglos para encontrar nuestro cero incorporado en las matemáticas.

Sin duda, un número que maldito o no ayudó a las ciencias a progresar, porque no me negaréis su importancia, o… ¿acaso es lo mismo tomar el sol en la playa a 30 °C que a 300 °C?

Un video:

Para saber más:

Cero, toda la historia.

La matemática en la india

Publicado originalmente en: franciscojaviertostado.com

Visto: 1425 veces.

2 comentarios en “Cero dividido entre cero no es cero ¡Cero patatero!

  1. Joe Barcala
    Joe Barcala dijo:

    Dividir entonces 6 entre 0 en realidad es no dividirlo. Sin embargo, multiplicarlo es desintegrar al 6, pues 0 veces 6 es cero. En la suma se vuelve inútil al igual que con su prima la resta.

    Qué hermoso es, sin duda, divagar por los infinitos mundos del cero. Gracias Francisco Javier.

    Responder
    • franciscojaviertostado dijo:

      Hola Joe,
      ¡ja, ja, ja! Como díría Albert Einstein “No te preocupes por tus dificultades en matemáticas. Te puedo asegurar que las mías son aún mayores”.
      Saludos con un cero bien alejado de la izquierda 😉

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *