The following two tabs change content below.

vicente.errazuriz

Fue noticia hace muy poco y probablemente siga dando que hablar. Y es que la pandemia provocada por el Coronavirus dejó muchas cosas en pausa e incluso postergó otras de las que estábamos acostumbrados a realizar entre los meses de marzo y agosto. Meses en que se han tenido que posponer temas de alta relevancia, como la revisión técnica, que tiene el rol de fiscalizar y controlar que los automóviles del campo automotriz nacional cumplan con los criterios mínimos para salir a la calle. ¿Cómo funciona la revisión técnica? ¿Qué requisitos debe tener tu auto para poder aprobarla? ¿Qué hacer si te la rechazan?

Si te gusta esta publicación, dale tu voto en la palomita de aquí arriba.

Adaptarse a la realidad

En tiempos de pandemia las cosas han cambiado bastante. Y otras no han cambiado pero sí han tenido que postergarse para evitar aglomeraciones de personas, razón por la cual se han tenido que cambiar fechas de pagos, de patentes u otros similares. Por eso ha hecho noticia últimamente la revisión técnica, un eslabón necesario para mantener el resguardo en el tráfico vehicular de todo el país y que vela que los automóviles tengan las condiciones mecánicas adecuadas para que puedan circular por las calles.

Bueno, hoy algunas PRT (Plantas de Revisión Técnica) han vuelto a abrir —con los resguardos respectivos, por supuesto— con el fin de que los autos rezagados, que no pudieron por motivos evidentes, pudiesen obtener su revisión técnica anual. 

¿Y qué es la Revisión Técnica?

Es el chequeo anual obligatorio que tiene cada auto con el fin de verificar su buen funcionamiento. Evidentemente el chequeo pretende evitar accidentes provocados por aspectos mecánicos y también aminorar las emisiones contaminantes, como los gases. Una vez que se aprueba la revisión técnica, puedes solicitar el permiso de circulación en la comuna que prefieras.

¿Qué tiene que tener tu auto para aprobar la Revisión Técnica?

Atento, porque hay muchos detalles que te pueden llevar al rechazo. Por eso inspecciona bien tu auto en estos puntos que sí o sí te revisarán.

1.- Luces. Debe ser el aspecto más clásico por el que muchos autos reprueban el chequeo. Debes revisar todos los focos y luces: delanteras, traseras, de la patente. Si un foco no enciende, tu auto no pasará la prueba aunque esté impecable en todo el resto.

2.- Gases. Luego de las luces, es otro de los ítems que implican una piedra en el zapato en muchos dueños de autos que terminan reprobando los análisis de inspección. Este aspecto es recurrente y un mecánico podría ayudarte a solucionarlo.

3.- Vidrios. Quizás esté de más decirlo, pero todos y cada uno de los vidrios de tu auto deben estar impecables, sin trizaduras, cortes o piquetes. Ah, por si no sabías, también deben funcionar bien los alzavidrios, sean eléctricos o manuales.

4.- Dirección. Si tu auto cede mucho al momento de mover el volante, ten cuidado porque puede ser causal de rechazo. Y eso se puede deber a diversos factores, aunque el más recurrente es la bandeja de suspensión. Si prefieres arreglarlo antes de que te rechacen, entonces ve directo al taller mecánico de confianza, para que te ayuden.

5.- Neumáticos. Otro aspecto delicado. Debe estar en el top 3 de más rechazos. Y es que si están muy desgastados o si tienen algún corte, evidentemente no aprobarás la revisión. Ve bien las hendiduras de tus neumáticos, ya que si se ven muy gastadas, lo pasarás mal.

¿Y qué pasa si la Revisión Técnica de tu auto fue rechazada?

Si tuviste inconvenientes y tu automóvil no aprobó la inspección, entonces tendrás 15 días corridos para reparar su problema y volver a la misma planta revisora. Sí puedes circular durante esos días, pero debes volver antes de la fecha límite si no quieres pagar el valor total de la revisión. Ojo que debe ser la misma y pagarás una parte del valor de ella. 

¿Te fue mal por segunda vez?

Tranquilidad, es algo que puede pasar. No es necesario que cambies tu auto para aprobar la revisión. Ahora, si fue rechazado por segunda vez, existe una tercera chance, pero tendrás que pagar el valor total de la Revisión Técnica.

Si no quieres sufrir mucho con este proceso, siempre es recomendable no sólo tener un seguro, sino que también aprovecharlo y realizar las mantenciones necesarias. Un buen desempeño de tu vehículo implica preocupación constante en cada una de sus facetas.

Quizás aún estés pensando o no estás decidido en obtener un seguro, pero es muy recomendable tenerlo. El nivel de tranquilidad que da la obtención de un seguro es inmensa. Sabes que aunque estacionado, si le ocurre un accidente, la compañía responderá por los daños. Y es que el cuidado que uno le da a su auto no es lo mismo que tener un seguro para gastos mayores.

Booking.com