Saltar al contenido

Dos mundos unidos

The following two tabs change content below.
Álvaro Lott
(Michoacán) Ciudadano de a pie, gente común, espectador del mundo, participante de su momento.
Álvaro Lott

Latest posts by Álvaro Lott (see all)

Me encontraba como en medio de un desierto y caminé horas hasta llegar a una choza de la que salió un niño… no podría deciros la raza, era como árabe o indio, con la piel tan oscura que parecía negro… me sonreía con sus enormes y hermosos ojos debajo de una frente desproporcionada por la malnutrición…

De una garrafa llenó un vaso de agua para dármela, turbia y salada, pero me calmó la sed, no había nada más en la choza. Pensé hoy tampoco comería… El niño empezó a hablar…

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

– Así que eres parte de ese pueblo que se cree víctima del sistema-

Me pareció increíble… aunque hablaba otra lengua le entendía…

¿El lenguaje universal?

– Vosotros que comprabais nuestros productos a precios de saldo gracias a nuestra esclavitud… y nunca movistéis un dedo para liberarnos.

Me quedé mudo… pensando… Al cabo de unos minutos volvió a hablar…

-Vosotros que os creíais con derechos… derecho a trabajar 8 horas mientras nosotros trabajabamos 18… derecho a tener educación mientras nosotros trabajábamos desde niños… derecho a tener sanidad mientras nuestros padres morían siendo casi niños… derecho a tener vivienda, comida diaria, jubilación… Y sin embargo no podíais pagar nada de eso, sino que os endeudabais mientras el trabajo lo hacíamos nosotros…

miradaMi boca intentó contestar algo… pero en seguida me empecé a sentir tan culpable que no dije nada… Y no debía sentirme culpable, porque aunque hubiera querido no podría haber cambiado nada de lo que hablaba el niño.

– Vosotros sabíais que no decidíais nada, y que las democracias estaban dominadas por los poderosos que actuaban a través de vuestros gobernantes de uno y otro color… y ni siquiera cuestionabais lo que ocurría. Porque no os importaba votar participando en sus farsas mientras tuvierais las barrigas llenas, y sabíais que no resolverían nuestra miseria.

No intenté ni responder… simplemente me preguntaba… ¿tendría razón?

Cuestionamientos

– Ahora ya habéis tomado conciencia que nuestra esclavitud será la vuestra para poder competir… pero ahora ya es tarde… el tiempo ya ha llegado y tendrás que compartir conmigo como único sustento el agua turbia que bebes. ¿o acaso te crees con mayor derecho que yo e intentarás quedarte con mi choza y mi garrafa? Ya sé que tú nunca lo harías, pero sé que como siempre… permitirás a los poderosos que os utilicen siguiendo banderas de uno u otro color obedeciendo a su manipulación como siempre… contra el débil…

El niño hizo una pausa… que me pareció eterna… sentí como si todo el peso del universo se cargara sobre mis hombros… sin solución… Prosiguió…

– Ahora te despertarás en tu confortable cama… y de momento tendrás alimento en tu nevera… aunque sea poco. Pero recuérdame cada día, y despierta a tus amigos y únelos sin banderas para que los poderosos no os dirijan contra nosotros y que no nos ataquen más. Ha llegado la hora de compartir el combate contra la codicia tanto de los poderosos como la vuestra y compartir la miseria unidos hasta que salgamos juntos de ella. Y sobre todo recuerda que os amamos más de lo que nos amáis vosotros, y no os guardaremos rencor… porque SOMOS UNO.

Cuando sonó el despertador efectivamente estaba en mi cama… pero llevo todo el día recordando esos hermosos y enormes ojos… no me los quito de la cabeza.

Visto: 255 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *