crisis-del-golfo-tu-yo-nosotrosEncontrar a un amigo, a una novia, a la persona indicada para casarse, el problema de la relación familiar, qué hizo cuando quedó viuda, todo ello nos remite a un tema que es sin duda el corazón de muchas historias, novelas, cuentos, libros de historia, ensayos, etc. Se trata de la sociedad. Con frecuencia escuchamos en los medios de comunicación un montón de noticias que hablan de muertos reales en diferentes partes del mundo y tal parece que no nos importa mucho. Eso pudiera pensarse que es un asunto de desinterés social, pero no. En realidad se trata de las palabras. Tendrán poder en el momento en que nuestro cerebro pueda guiarse a través de ellas. De otro modo, se desconecta.

Una historia impactante

serie-animadaCuando yo vivía solo en un departamento, me llevaba muy bien con todos mis vecinos, quizá unos quince. Don Manuel estaba en el departamento de al lado. Él nos invitaba a su casa a cenar de vez en cuando y convivíamos todos. Ahí conocí a mi esposa. Una mañana me encontraba bañándome cuando escuché por los pasillos de esa vecindad un borlote (escándalo). No sabía lo que pasaba pero me apresuré a salir cuando llamaron fuertemente a mi puerta. Me vestí lo más rápido que pude y salí. Justo al llegar a la puerta de Don Manuel, otro vecino traía en brazos a una niña que venía desmayada. La colocó en el suelo y traté inútilmente de resucitarla. Había muerto. Una hija de Don Manuel se estaba refugiando ahí de su marido, pero tenía tanto miedo que se encerraron fingiendo que no había nadie en casa y se consumió el oxígeno. La madre y sus dos hijas se desmayaron, pero una lo hizo dentro de la tina de agua donde se estaba bañando y se ahogó. Don Manuel no estaba. Desde la noche anterior se encerraron y cocinaron dentro. Esa fue la tragedia. Fue real. Impactante. Increíble. La madre y la otra niña se recuperaron. Por la noche estuvimos en el velorio y llegó Don Manuel a enterarse del terrible suceso acaecido en su casa. Nunca lo voy a olvidar. Gracias a él conocí a mi esposa.

El tú, el yo, el nosotros…

¿Verdad que somos capaces de impactarnos por la muerte de una niña? Sólo que debe entrar en nuestro cerebro de cierta forma. De otro modo, la minimizamos, la descartamos, la clasificamos en asuntos sin importancia. Si nos detenemos a considerar el dolor de las familias al perder a un ser querido, no hay humano que no se conmisere de ellos. Somos seres sensibles. Entendemos la fragilidad de los demás y podemos ponernos en su lugar porque nos damos cuenta que podríamos ser nosotros quienes tenemos el problema que otros tienen. Somos seres sociables. Nos debemos a nuestra manada, a nuestra tribu, a nuestro clan. No conozco un perro que no se altere para bien o para mal cuando se acerca otro. Los seres humanos nos hemos descuidado un poco debido al cúmulo de información que almacenamos en nuestro cerebro, pero basta con un poco de reflexión, para darnos cuenta que siempre estamos en busca de alguien más.

atomoLos escritos sobre experimentos científicos que hablan de átomos, moléculas y partículas, no son tan interesantes a menos que puedan impactar de algún modo nuestras vidas. Por ello, es importante que en tu escrito, hagas que tus personajes estén fuertemente enlazados a otros y que su pérdida, física o emocional, inquiete, impacte y cause una salida del círculo de confort, mátale a su vaca, hazlo pensar, reflexionar, reconsiderar, revaluar; de otro modo, será mejor que lo escribas en una servilleta para que se lo lleve el viento.

Volver al listado de Escribir bien