Saltar al contenido

Error querer que Slim sea presidente de México

The following two tabs change content below.
Abel Pérez Rojas
Nació en Tehuacán, Puebla, el 6 de enero de 1970. Es poeta, conductor de programas de radio, académico y gestor de espacios de educación permanente presenciales y virtuales.

28 de diciembre de 2016

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

“Los multimillonarios son lo que son
por vivir sólo para sus intereses”.
Abel Pérez Rojas

Pese a que el multimillonario Carlos Slim Helú ha manifestado en múltiples ocasiones que no le interesa ser presidente de México, con el triunfo de Donald Trump, se ha reavivado, en cierto sector de la vox populi, el deseo de que el magnate sea el próximo presidente de México.

Cada quien está en su derecho de externar quién quiere que sea el sustituto de Enrique Peña Nieto. Pero, a mi parecer, en este caso se cometen una serie de olvidos, lagunas y supuestos que vale la pena revisar para tomar conciencia de la posibilidad real en el contexto de nuestro país.

Pensar que un solo hombre, sea quien sea, va a sacar adelante a México es una posición simplista y reduccionista del estado de cosas. Es seguir teniendo una mirada infantil y paternalista de la realidad.

Porque la condición actual de cualquier nación depende de una serie de combinaciones complejas, producto de factores históricos, culturales, económicos, políticos y legales que dejan fuera del alcance de quien sea –así se trate de Slim- la solución de los mismos.

Seguir leyendo en Sabersinfin.com

Visto: 627 veces.

Un comentario en “Error querer que Slim sea presidente de México

  1. franciscojaviertostado dijo:

    Hola Abel,

    Trump, Slim y tantos otros. Solo hay que mirar un poco atrás en la historia para adivinar cuáles son los verdaderos intereses de estos multimillonarios. No nos engañemos, en tiempos de los Médici esta familia de banqueros lo tenía muy claro y una de sus máximas no era otra que la de tener el poder para mantener el dinero (o incrementarlo). Así ha sido y por desgracia así será.

    Un saludo y gran artículo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *