Saltar al contenido

Hijos de Buda: muerte en la India.

The following two tabs change content below.
Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.

La semana pasada, recibimos la triste noticia de la muerte de cuatro españoles en la India. Se dirigían a Chennai (Antigua Madrás), después de haber visitado las instalaciones de la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur, India. La tragedia se debió a un accidente de tráfico, y no es de extrañar. Nunca en mi vida he conocido un lugar con conductores tan temerarios. Con respeto al profeta, yo los llamo, Hijos de Buda.

Estuve en el subcontinente hace ya varios años. Participé en un rally solidario, y conduje un Rickshaw desde Pondicheri, en el sur, hasta Shilong, en la punta noreste. Fueron casi 4,000 kilómetros de pésimas carreteras, y peores conductores. Eso sí, el país es precioso, y su gente, increíblemente amigable. Repetiría sin dudarlo.

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

Ya por entonces comenzaba a hacer mis pininos en esto de juntar palabras, y sólo por diversión, escribí un diario de mi viaje. Como no podía ser de otra manera, escribí una sección dedicada al tráfico en la India y sus peligros, los Hijos de Buda.

Accidente en la India, hijos de Buda.
Accidente en el que murieron cuatro españoles.

Así que, sin más, os copio este extracto, para ilustrar mi experiencia como conductor.

Hijos de Buda.

La India es un país caótico y tumultuoso. Más de 1.100 millones de habitantes, y creciendo, lo convierten en la segunda nación más poblada del planeta. Como en todo país en vías de desarrollo, los escasos recursos disponibles al gobierno son utilizados en cuestiones básicas para la supervivencia tales como la alimentación, la educación y la sanidad de sus ciudadanos. Y con éxito, ya que la India ha mejorado sus niveles de habitabilidad a pasos agigantados en las dos últimas décadas.

Desde que a finales del siglo XIX los británicos construyeran una extensa y eficiente red ferroviaria, la India ha dependido en mayor o menor medida de este medio para el transporte de pasajeros y carga, extendiendo su alcance a casi todo el país.

Más recientemente, el transporte aéreo se ha constituido en una alternativa confiable y relativamente económica con la construcción de casi 20 aeropuertos en los últimos 10 años y la aparición de las aerolíneas de bajo coste.

Desafortunadamente para nosotros, las carreteras no han gozado de la simpatía y de los fondos del gobierno y están, en general, muy abandonadas (aunque probablemente no haríamos un rally aquí si los caminos estuvieran en buen estado).

Lo que es peor, la educación vial es simplemente inexistente y la mala conducción de los locales ha sido el principal peligro al que nos enfrentamos.

El dichoso claxon

Pronto me di cuenta de lo que me esperaba, el tráfico de Delhi y de la carretera a Agra muestran en toda su amplitud el caos producido por innumerables tipos de vehículos y animales que pueblan las carreteras.

El ruido es constante y molesto, pero parece que la gente aquí lo disfruta y lo promueve. Como muestra un botón: prácticamente todos los camiones de carga y algunos autocares de pasajeros invitan al conductor de atrás a que suene su bocina con un letrero que dice “BLOW HORN PLEASE” que se puede traducir como “SUENE SU CLAXON POR FAVOR”.

¿Por qué? ni idea, pero imagino que es para que le avisen al conductor de que hay alguien detrás, lo que causa un enorme y permanente escándalo.

Rickshaw Run
En mi Rickshaw.

Ya os he hablado de cómo en la India los conductores te adelantan sin ningún problema en curva, sin luces y aunque haya un coche en el carril contrario. Tal cual, conducen de noche, sin luces (ponen CD’s al frente del vehículo para que reflejen la poca luz natural).

Pero el mayor problema surge, cuando vas tranquilo en la carretera, y los del sentido contrario quieren adelantar, utilizando tu carril, claro. Si el camión que viene de frente no se aparta, y rara vez lo hacen, entonces te echan de la carretera para meterse ellos.

Cada vez que te quieren adelantar, te pitan para avisar aunque no haya nadie más en la carretera, solo por si acaso y, si no te apartas, te pitan como maníacos hasta que los dejes pasar. Si no te apartas, te empujan fuera de la carretera. No es broma.

Accidentes a granel

No te sorprenderá que la India tenga uno de los índices de mortalidad por accidente de tráfico más alto del mundo. A mí me tocaron unos diez accidentes serios en dos semanas y muchos más de menor gravedad.

Obviamente, el estado de las carreteras no ayuda mucho, pero creo que si estuvieran mejor la velocidad sería más alta y los percances peores y en mayor número.

Si te apetece el libro completo, puedes encontrarlo aquí.

No es de extrañar

Esa fue mi experiencia en las carreteras indias. Por lo que me han contado, la situación no ha cambiado mucho en estos años. Por ello, cuando supe del accidente, no me extrañó nada, Sólo pensé en los culpables: Hijos de Buda!.

Según las estadísticas del 2013, India sufre 130 fatalidades por cada 100,000 vehículos. Comparados con los 43 de México, y los 5.3 en España, en el mismo año, India queda en muy mal lugar (hay peores).

Que quede claro que de ninguna manera quiero convencer a la gente de no ir a la India. Todo lo contrario, lo recomiendo. Lo que sí digo es que, si vas a conducir, o a contratar un chofer, que tengas mucho cuidado.

Hay hijos de Buda en todas partes, sin duda. Desgraciadamente, en muchos países el civismo es un elemento social, no ya secundario, sino terciario. La vida de uno o varios ciudadanos tiene poco valor, puede ser porque les sobre la gente.

Espero que  las autoridades indias algún dia hagan algo por eliminar a los Hijos de Buda. Son un peligro para la sociedad, y un obstáculo para el progreso. Un país que se precia de ser una democracia, y que busca salir del tercer mundo, no puede tener unas carreteras, y unos conductores, tan peligrosos. Lo mismo va para otros, que Hijos de Buda sobran, hasta en China.

También te puede interesar: EL Castillo donde se puede vivir como un Marajá.

Visto: 691 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *