Saltar al contenido

La quiebra de Pemex es una artimaña del sistema político

The following two tabs change content below.
Joe Barcala

Joe Barcala

Me encanta la magia de la imaginación que me permite recorrer el mundo, los rincones de la inteligencia y las infinitas posibilidades del universo mismo. Te invito a visitar mi blog: www.JoeBarcala.com

El millones de veces repudiado presidente de México indicó que “no es lo mismo ser un país petrolero que un país que tiene petróleo”, pero ¡Sí somos un país petrolero! La quiebra orquestada de Pemex desde la Reforma Energética y también desde antes, pretende desaparecer a la paraestatal con fines perversos. Calderón no terminó de potenciar el negocio de la refinación de gasolinas por “misteriosas” razones.

¿Pemex está en quiebra?

Desde luego que no. Produce millones de barriles de petróleo al año y genera ganancias igualmente millonarias. Tiene, eso sí, severos problemas administrativos por el desvío de recursos económicos de su sindicato, de los consejos directivos, los políticos. Ese desorden es orquestado. Han pactado la quiebra técnica de Pemex porque así les conviene a ellos, quienes se han asumido como dueños.

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

¿Cómo es eso?

Pemex no es competitiva de forma internacional por la corrupción, el saqueo de sus ganancias vía impuestos o a través de los chupa ductos (mafias del poder), convenios a gran escala entre políticos y magnates para apoderarse de la riqueza nacional.

Todavía en tiempos de Fox se descubrieron gran cantidad de yacimientos de petróleo. Calderón prometió incluso la construcción de cinco refinerías para producir gasolinas, sólo concluyó dos y están a menos de la mitad de su capacidad de producción. Pero Pemex podría ser, sin duda alguna, una de las más grandes petroleras del mundo. Sólo que están saqueándola, vendiéndola a particulares, quebrándola para beneficiar a políticos corruptos o empresarios poderosos.

Las mentiras del presidente

Ya estamos acostumbrados a ese perverso engaño proveniente del jefe del Ejecutivo nacional. Recuerden su “verdad histórica” en el caso Ayotzinapa, la riqueza mal habida de su consorte por la investigación de Aristegui sobre la casa blanca del presidente, el consiguiente despido de la periodista de MVS y la censura a varios periodistas –algunos murieron por hablar con la verdad–. Luego salió con aquello de que no habría más incrementos a la gasolina, se vendió a Donald Trump, mintió sobre Tlatlaya, etc.

Esta nueva mentira con tal de defender sus gasolinazos y no dar un paso atrás para sangrar de nuevo el bolsillo de los mexicanos es burda y cínica. Quiere ya vender la idea de que Pemex no va a existir ya en el futuro cercano. Pero puedo asegurarles que, si todos los recursos que genera la paraestatal se destinan a su modernización, en menos de 4 años la posicionamos de nuevo como una de las más grandes del mundo (pero no conviene a los EUA y a los magnates oligarcas, políticos –que reciben dádivas jugosas en corrupción para aceptar el quiebre–.

Hay mucha documentación

En los siguientes artículos, se demuestra que Pemex no está en quiebra: Pemex no está en quiebra: González Anaya, Pemex no está en quiebra: Murrieta, con Loret de Mola, Pedro Ferriz: la quiebra de Pemex es asunto de seguridad nacional, alerta por falta de energéticos, Reforma revela que Pemex, en quiebra, da millones para juegos al sindicato de Romero Deschamps, Pemex, una peligrosa farsa.

El problema es el saqueo en impuestos, en corrupción por el sindicato y los políticos o administradores. El petróleo es nuestro, pero nos lo cobran caro y ese precio se refleja en el costo de cada litro de gasolina, además de recargarlo de impuestos y pésima administración.

En la columna lateral, arriba: Formulario de suscripción. ¡Gracias!

Con Peña Nieto dimos 100 pasos atrás en el progreso del país. Por eso hay gran cantidad de inconformidades, no solo por el alza en el precio de las gasolinas sino por la farsa que resulta el manejo de los recursos energéticos del país. Los políticos pretenden venderla para beneficiarse de ella y no compartir las ganancias con los verdaderos dueños: nosotros los mexicanos.

Visto: 1148 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *