Saltar al contenido

Las novelas esconden asuntos interesantes ¿cómo encontrarlos?

The following two tabs change content below.
Joe Barcala

Joe Barcala

Me encanta la magia de la imaginación que me permite recorrer el mundo, los rincones de la inteligencia y las infinitas posibilidades del universo mismo. Te invito a visitar mi blog: www.JoeBarcala.com

Leer una historia de forma inocente causará que no la aprecies con el valor que realmente tiene. Sería como viajar con los ojos cerrados o comer la cáscara dejando la pulpa. Si no se tiene una formación literaria, vale la pena que al menos, tomes en cuenta los posibles secretos que te enriquecerían si los sabes descifrar.

Antes de enlistar, es aclarar que un escritor es un tipo inteligente. Es un cerebro pensante que observa y tiene una crítica a su mundo, en su tiempo e historia. Por su parte, el lector, también es un receptor de esos mensajes. Esto es, un proceso de comunicación, emisor y receptor comparten un mensaje codificado. Aquí están esos códigos para poder descifrar los mensajes ocultos en una novela cualquiera.

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).
1.- Conocer al emisor, al novelista, al autor:

Si lees previamente parte de la biografía del autor, comentarios sobre su estilo, su ideología política, las condiciones sociales e históricas que vivió, desde luego te harán perder la “inocencia”, y se revelará para ti una parte importante de la novela que lees. Entenderás de dónde surgen los personajes, sus problemáticas, la importancia de sus diálogos, etc.

2.- Apreciar el arte de las palabras:

Los autores trabajan los textos para evocar sonidos hermosos (no todos), así, sustituyendo un: “En abril llueve mucho” por un “En abril, aguas mil”. Si conoces algunas figuras retóricas (tropos literarios) como la metáfora, la comparación, el oxímoron, la sinécdoque, la elipsis o la hipérbole (hay más de mil), puedes jugar a encontrarlas.

3.- El manejo del tiempo:

Los escritores suelen jugar con el tiempo, elemento que es difícil representar en otro tipo de trabajos y más difícil aún apreciarlo. El primer párrafo de Cien años de soledad de García Márquez es famoso por sus llamados temporales: “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.”

Cuando dice: muchos años después, hace referencia a dos tiempos, el de origen y destino, por ejemplo: “mi abuela se casó muchos años después de su primer hijo“, hay dos sucesos, la boda y el primer parto. En la oración, el origen es el parto y el destino es la boda. Estar atento en una novela sobre el manejo del tiempo que tiene el autor y cómo influye ese juego en el impacto narrativo, como un acertijo entre seres inteligentes, es una de las partes que dan vitalidad al ejercicio de leer con nivel literario.

También debemos tomar en cuenta esos “lapsos” de la historia que parecieran frenar el tiempo o acelerarlo. Observa cómo ayuda a causar estrés, presión, intriga, etc.

4.- El género y su planteamiento social:

Si los hombres o las mujeres se someten entre ellos en relaciones de poder, control, abuso, como parte característica de una sociedad en cierta época y lugar, se vuelve un elemento valioso a rescatar en nuestra revisión literaria. Si el escritor subraya constantemente cierta supremacía de usos sobre otros, implica en muchas ocasiones una crítica social de la cual vale la pena documentarse para extraer su postura y comprender el nivel de su planteamiento a través de los personajes.

5.- La voz narrativa:

Las novelas pueden ser contadas por un personaje al que se le conoce como narrador, muchas veces pareciera ser el mismo autor, pero que en realidad también resulta ser un personaje de ficción dentro de la historia, incluso puede ser el mismo protagonista quien cuente los hechos (primera persona: yo hice, estuve, fuimos, me enojé, etc.), algún testigo de los acontecimientos (segunda persona: se movía lentamente, hizo una genuflexión, etc.), y en tercera persona que suele tener una visión omnipresente, como si fuera un dios, que conoce el futuro de los personajes, sus sentimientos, etc.

Ubicar al narrador, sus expresiones, su estilo personal para expresar la historia, es también para disfrutar y deleitarse con una novela. Por ello, conocer al autor es importante, pudiendo así separar al narrador del escritor y descubrir los posibles motivos que tuvo para darle forma a su personaje que toma el papel de narrador.

6.- Protagonistas, antagonistas, antihéroes, secundarios: los tipos de personajes.

Una historia no sería tal sin ellos. Aunque sean seres caricaturizados, en una ficción de personajes inhumanos, animales, objetos, etc., todos ellos toman alguno de estos papeles dentro de las novelas. El protagonista o los protagonistas, son los personajes principales y en ocasiones el antagonista o los antagonistas pueden ser también principales. Su tarea es limitar la acción, evitar que el protagonista logre su cometido, estorbar para causar emoción, es el personaje que suele cargar con las emociones negativas como el odio, la envida, etc.

El antihéroe es un personaje distinto a Superman de sus orígenes, un tipo muy bueno, fuerte, invencible. El antihéroe es un tipo más normal, que sufre, no siempre puede terminar con el mal, e incluso un tonto, un inútil, tipo desganado, puede incluso ser mala persona, pero que ocupa en cualquier caso, el papel protagónico. Los personajes secundarios apoyan al protagonista a alcanzar sus metas, le acompañan al menos, le ayudan a definirse como persona.

7.-Lo más típico: planteamiento, desarrollo, clímax y desenlace.

Además de su ausencia, es decir, cuando una historia no sigue ese típico manejo del cuento o novela. En el planteamiento o introducción se conoce a los personajes, la trama o problema a resolver, las dificultades o desaveniencias que sortearán. En el desarrollo vamos internándonos en las pequeñas historias de cada uno de los personajes y por qué, a veces, están imposibilitados para actuar, sus características psicológicas, entre otros. El clímax es el momento cumbre, cuando todas las fuerzas se unen, cuando se enfrenta al enemigo, se descubre al asesino, se alcanza la meta. En el desenlace, conocemos el destino final, la conclusión de la historia e incluso el epílogo.

8.- El realismo, la verosimilitud y la fantasía:

Un buen lector sabe distinguir cuándo un personaje es “posible” en la vida real, se asemeja a personas reales; su historia suena verosímil, realista, aunque se sepa que los personajes son ficcionales. Miles de historias son sumamente fantasiosas, como los animales que hablan (fábulas), y sin embargo, igualmente atrapan a los lectores.

¿A qué se debe? Debemos descubrirlo. Por lo general se trata de un artificio, de un truco que usan los escritores para captar la atención de los lectores: usan emociones humanas, en cada personaje esconden arquetipos o perfiles humanos y con ello, logran que el lector se identifique con el personaje fantasioso como El principito de Antoine de Saint-Exupèry.

Uno de los trucos más socorridos para alcanzar la verosimilitud es utilizando personajes de la historia humana real, situaciones como las guerras mundiales, rebeliones, descubrimientos, en los que se enmarca una historia, como El perfume de Süskind, Los miserables de Víctor Hugo, etc.

9.-El punto de vista del narrador:

Como en una montea arquitectónica o una perspectiva, esa que establece la visión de un águila, un hombre o una hormiga, así el narrador suele cambiar de posición física para describir objetos y hacerlos más impactantes: “bajo sus pies tenía una piedra, tan grande como el Éverest, tan inimaginablemente pesada, que le impedía caminar“.

10.- Los objetos que cobran vida:

Muchos escritores han logrado despertar la imaginación de sus lectores al volver partícipes los objetos de la trama: “el reloj llamaba todos los días a su puerta”, o “el horno guardaba celosamente los refractarios de su abuela”.

Esta lista podría seguir por largo rato. Lo importante es que nos sepamos enriquecer más al leer una novela y volvernos protagonistas de ella junto con el escritor. ¿Qué te parece?

 

 

Visto: 597 veces.
¿Te gustó? Dale tu voto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *