Saltar al contenido

Mónico Sánchez y su aparato de rayos X portátil

The following two tabs change content below.
Médico especialista en Obstetricia y Ginecología. Soy autor de dos novelas históricas: Lucius Cassius, el médico esclavo y El Escrito de Dios, publicadas por la Editorial Stonberg. Recientemente he publicado mi tercer libro CÓMO ENFERMAR Y NO MORIR EN EL INTENTO Un viaje a través de la historia de la Medicina, un recopilatorio de artículos de mi blog.

Mónico Sánchez

La foto de arriba muestra a Mónico Sánchez Moreno, uno de esos genios españoles que la historia no le ha hecho la justicia que merece. Le vemos en la III Feria de la Electricidad, celebrada en el Madison Square Garden de Nueva York, en 1909, en un stand contiguo a las empresas de Thomas Edison y de Nikola Tesla, quienes también presentaban sus ideas en la reconocida exposición.

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

Decía que la historia no le ha reconocido como debe, pero no cabe duda de que su inteligencia y tenacidad no tienen nada que envidiar a Tesla y Edison, al ser pionero tanto en radiología como en electroterapia e ideando un aparato que salvaría miles de vidas en la Primera Guerra Mundial.

Ascenso del genio

Nacido en 1880, en Piedrabuena, un pueblo de Ciudad Real en el que el índice de analfabetización superaba el 75%, animado por su profesor, con 21 años marcharía a Madrid -sin tan siquiera tener el bachiller- para estudiar ingeniería eléctrica. Cuando llegó a la capital se encontró la Escuela de Ingenieros Industriales cerrada por las huelgas estudiantiles.

Sin desanimarse, decidió apuntarse en un curso de electricidad a distancia que impartía “The Electrical Institute of Correspondence Instrucion” de Londres, al tiempo que se preparaba en una academia para ingresar en los estudios de ingeniería industrial. En dos años no solo aprendió inglés -no tenía ni idea del idioma- sino que se sacó el curso. Fue entonces que con 60 dólares en el bolsillo marcharía a Nueva York entrando a trabajar como ayudante de delineante, mientras proseguía sus estudios.

Eran los tiempos de la guerra entre la corriente alterna y la continua, o lo que es lo mismo, entre Tesla y Edison, pero también del descubrimiento de los rayos X por Röntgen. Entonces había un pequeño (o grande, según como se mire) problema con los aparatos de rayos X, al ser fijos, caros, voluminosos y muy, muy pesados, podían alcanzar más de 400 kg. Fichó por la Van Houten and Ten Broeck Company, una empresa dedicada a la aplicación de la electricidad en los hospitales, donde Mónico desarrollaría su genial y revolucionario Aparato Portátil de Rayos X y Corrientes de Alta Frecuencia.

Aprovechando que el hierro necesario para hacer un transformador es mucho menor si en lugar de usar 50 Hz, utiliza 7Mhz, el peso del aparato se reducía a tan solo 10 kg, ocupando el tamaño de una simple maleta, consumiendo tres amperios y funcionando con la red eléctrica sin necesidad de generadores. El éxito no se hizo esperar y Frederick Collins le contrataría como ingeniero jefe en su empresa, ofreciéndole medio millón de dólares por su invento.

Aparato de rayos X portatil de Monico Sanchez

publicidadMonicoSanchezSerá en la Collins Wireless Telephone Company que participaría en el desarrollo del primer teléfono sin hilos, capaz de comunicarse a más de cien kilómetros de distancia, aunque no pudieron salvar el problema que acontecía tras quince minutos de conversación continuada: el aparato terminaba por arder. Este hecho se intentaría ocultar en las numerosas promociones que la empresa hizo, considerándose por muchos como una estafa y sentenciando a prisión a Collins. Para entonces, Mónico ya había abandonado la empresa, y en 1912, con 32 años y multimillonario, regresaría a su pueblo en Ciudad Real donde con su propia fortuna fundaría la Electrical Sánchez Company proporcionando puestos de trabajo a las gentes del lugar y electricidad y agua a casi todo el pueblo.

En su laboratorio montaría sus aparatos portátiles de rayos X, fundando poco después la European Electrical Company mediante la cual los promocionaría por toda Europa. Mediante concurso ganó en Francia un contrato para la compra de 60 unidades de sus aparatos para transportarlos en las ambulancias de campaña durante la Primera Guerra Mundial por el Ejército francés. Así, se realizaron más de un millón de radiografías a los soldados, en el mismo frente, visualizando los huesos rotos y las balas que pudieran ser mortales.

Mónico_Sánchez_Moreno

Fotografia del inventor español Mónico Sánchez Moreno (a la izquierda) en la que se le ve mostrando su aparato portátil de rayos X a un médico.

… y su injusta caída

Pero toda esta actividad quedaría truncada con el inicio de la Guerra Civil Española sufriendo la hostilidad de ambos bandos, los republicanos le incautarían su laboratorio y su casa y los falangistas le prohibirían la importación llevándole prácticamente a la ruina. Por si esto no fuera poco, fallecerían su esposa y cinco de sus seis hijos. Este cúmulo de fatalidades no evitarían que continuara vendiendo sus ingenios hasta su muerte en 1961, cerrándose, ahora sí de manera definitiva, su laboratorio, al no pensar que su única hija viva, Isabel, pudiera ser la heredera de su negocio.

Se le reconoció internacionalmente, siendo distinguido con el Doctor Honoris Causa en Ciencias Electrotécnicas por diversas universidades, la Medalla de Oro de Ciudad Real en 1914 y la Medalla de la Exposición Internacional de Barcelona en 1929, entre otras. Y tampoco quisiera terminar sin nombrar otras de sus contribuciones como los visores para radioscopias, los chasis para radiografías, los tubos protectores, un inhalador de ozono y otra revolucionaria innovación básica en cualquier quirófano de hoy en día: el bisturí eléctrico.

Mónico Sánchez es de esos personajes olvidados en España. Pocos son los que le conocen en la actualidad, y como ya hice en otras ocasiones en el blog merecía ser recordado desde aquí. Su vida e ingenio junto con su capacidad para salir de su entorno rural para prosperar, hacerse ingeniero sin saber inglés, y su osadía para ir a Nueva York, le convertirían en un emprendedor sin igual. Actualmente se exponen muchos de los aparatos que fabricó en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, en Madrid y La Coruña, estáis todos invitados a visitarlo. 

Un video:

Mónico Sánchez en rtve (recomendable)

Un libro:

El gran Mónico, del físico Manuel Lozano Leyva.

Links fotos:

teslatronica.blogspot.compiedrabuena.es

Link información:

Ayuntamiento de Piedrabuena

Publicado originalmente en: franciscojaviertostado.com

 

Visto: 773 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *