Saltar al contenido

¿Palabras o poesía?

The following two tabs change content below.
Joe Barcala

Joe Barcala

Me encanta la magia de la imaginación que me permite recorrer el mundo, los rincones de la inteligencia y las infinitas posibilidades del universo mismo. Te invito a visitar mi blog: www.JoeBarcala.com

Queda claro que las palabras son un vehículo para comunicarnos. Si están o no en un libro, es lo de menos. Transmiten mensajes que los demás pueden entender. Usar siempre las mismas bloquea al cerebro como escuchar todo el día una canción. Aturde. Habiendo tantas.

Scrivix Categoría Historia

Deben construir, engrandecer el espíritu, alimentar y procrear, dar vida a los humanos. Si expresas esa cotidianidad, las palabras son sólo eso, prosa útil. Pero de ti depende que enrolen a tus lectores u oyentes, les convenzan, hagan fluir su sangre, apacigüen, enamoren. No valen la pena si se copian y pegan, que así no transmiten de tu alma el sentimiento, ni tu experiencia, ni la pasión que encendieron en ti.

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

Las palabras dejan algo o se tiran, como cuando comiste uno de tantos cereales en la infancia, ni el sabor viene a tu mente. Deberían ser como los recuerdos, están presentes porque importan, se atesoran y cuando son fuertes, se deben escribir, dejar testimonio, atrapar las palabras en el tiempo, que serán enciclopedias del mañana, cimiento de las civilizaciones futuras. Hacer literatura es encontrar la pulpa, el sabor de una época, de instantes profundos, energía pensante que se retrata en expresiones contundentes, poesías perennes que calan como clavos, punzan, dan el toque esencial y sacuden pensamientos.

Scrivix Categoría Política

Si has de hablar para expresar tus más profundos dolores, tus ansias, desnudando, transparentando, como el consejo a un amigo, como el amor, debes ponerle sus mejores ropas, de gala; haz de ello una ceremonia, retrata en una historia, resúmelo en un cuento, acomódalo en un verso, que de suyo merece que al pasar los años les releas como la foto de una graduación o de esas memorables vacaciones familiares. Es guardar en un frasco la esencia de un perfume codiciado.

Que al recorrer este finito espacio de la vida, cuando has tenido una irrepetible existencia, siendo la única persona que representó el papel que tienes, es obligatorio detener el tiempo, que cada nota musical cuenta para la sinfonía de tu vida. No sea que mueras sin dejar la mejor historia jamás contada, no sea que se te borren los mejores archivos del más dedicado trabajo al que le diste miles de horas, desvelos, corajes y lágrimas; ese documento que es tu vida vale la pena y la alegría de grabarlo en piedra. Millones podrán recrear sus años con los tuyos.

Scrivix Categoría Divulgación Científica

Que no se borre tu huella en la arena de la historia. Cada pequeño paso de un hombre podría ser un gran salto para la humanidad. No te condenes al olvido. No rompas la cadena que te ha unido al devenir generacional que a ti te deben el esfuerzo las sociedades venideras. Irrumpe en la escena aunque no esté en el guion de la obra. Esto no es un teatro, es un ensayo experimental en el que se disfruta a los mejores actores, esos que saben improvisar diálogos y levantar las carcajadas del público; esos que no detienen la presentación, la hacen brillar. Replantean los conceptos que el auditorio tiene sobre la vida. Se les pide un autógrafo porque fueron capaces de cimbrar las fibras más sensibles de su cuerpo.

Aprende a usar las palabras con retórica, busca su forma elegante, haz pensamientos brillantes, subversivos. Recoge el maná de la locura que embriaga tus pasiones y comparte ese buen vino, en una buena mesa, con la más poética sinfonía que puedas componer y regala de una vez al mundo los colores que visten tu corazón. Es tu deuda con el universo.

Visto: 1467 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *