The following two tabs change content below.
Médico especialista en Obstetricia y Ginecología. Soy autor de dos novelas históricas: Lucius Cassius, el médico esclavo y El Escrito de Dios, publicadas por la Editorial Stonberg. Recientemente he publicado mi tercer libro CÓMO ENFERMAR Y NO MORIR EN EL INTENTO Un viaje a través de la historia de la Medicina, un recopilatorio de artículos de mi blog.

Latest posts by franciscojaviertostado (see all)

Obelisco de la Place de la Concorde (Paris)

Desde Guiza hasta Saqqara, desde Dahsur hasta Meidum; para el faraón Dyeser o para Jafra, para Seneferu o para Amenemhat III. Las pirámides ni las construían esclavos, ni está comprobado que las piedras llegaran a su sempiterna localización mediante rampas, ni todas estaban formadas por grandes bloques de varias toneladas de peso.

En las tumbas de los primeros reyes egipcios se utilizaron adobes o barro, y cuando comenzó a utilizarse la piedra en su construcción los bloques apenas medían 20 cm de altura. A medida que los obreros iban conociendo mejor la técnica en el uso de la piedra se utilizarían bloques cada vez más grandes hasta alcanzar más de tres toneladas, o incluso 60 toneladas como en la tumba de Keops. Al final, tras años de infatigable trabajo de un ejército de trabajadores, se colocaba en la cúspide de las pirámides la última pieza, el piramidión.

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

La construcción de la pirámide

Es, sin lugar a dudas, el monumento arquitectónico más sobresaliente de Egipto, tumba de faraones y testimonio de su gloria y poder, siguen en pie para maravilla de toda la humanidad. Su capacidad organizativa durante todo el proceso de construcción junto con los previos y precisos cálculos de funcionarios y escribas hicieron posible el milagro, aunque el sistema que logro levantarlas nos es todavía desconocido.

Los arquitectos reales discutían con este, cómo quería que fuera su tumba, después, comenzaban a trabajar sobre planos y maquetas, de igual manera que en la actualidad. Diré, a modo de curiosidad, que se encontró una maqueta, en la pirámide de Amenemhat III, en Dahshur, que reproduce las cámaras interiores de la pirámide de este faraón en Hawara.

Como en nuestros tiempos, los “técnicos” buscaban el mejor sitio donde levantar el complejo funerario del rey, pensad que la pirámide no era sino una parte del mismo, teniendo en cuenta, entre otras cuestiones, que el terreno aguantara el peso y la proximidad de las canteras.

El número de bloques necesarios para levantar cada pirámide era calculado de manera escrupulosa por los escribas, así como cuántos bloques tenían que producir cada día. Para distribuirlos correctamente existían dos tipos de marcas en los bloques, una de ellas, para los capataces, indicaba la fecha de transporte y el equipo encargado, mientras que las otras marcas, más grandes, se destinaban a los trabajadores para indicarles a qué zona de la pirámide debían colocar cada bloque.

Piramidión

Entre esos bloques había uno con un sitio reservado, privilegiado: el piramidión. Era una pieza pétrea de forma piramidal que se situaba en la parte más alta de las pirámides y de los obeliscos. Simbolizaba el lugar donde se posaba el dios solar Ra, en el punto de unión entre el Cielo y la Tierra. Generalmente se recubría de oro, bronce u otra aleación de metales, así, cuando incidían los rayos del Sol, resplandecía dando un efecto que por desgracia en la actualidad no podemos apreciar.

Piramidión de la pirámide Roja de Seneferu

Piramidión de piedra caliza de Tura, en la pirámide Roja de Seneferu (dinastía IV), el más antiguo hasta ahora descubierto. Hallado en 1993 por el egiptólogo alemán Dr. Rainer Stadelmann. Apareció fragmentado y restaurado por él mismo. Presenta dos curiosidades, la primera es que mide 1×1,57 metros, algo sorprendente porque aunque su altura era exactamente 1 metro, esta medida de longitud no se establecería hasta finales del siglo XVIII, y la segunda, el piramidión tiene una inclinación (51º 52´)que no podía pertenecer a la Pirámide Roja (43º), por el contrario, coincide casi a la perfección con la de la Gran Pirámide (51º 51´). Este misterio generó una ávida polémica en la que no entraré pero dejo este enlacedonde se describe más profundamente.

Piramidión de Amenemhat III

El piramidión de Amenemhat III coronaba la Pirámide Negra de Amenemhat III, sexto faraón de la dinastía XII, de Egipto. Descubierta en 1990, entre las ruinas de la pirámide negra, en Dahshur, a 40 kilómetros al sur de El Cairo. Actualmente puede verse en el Museo Egipcio de El Cairo.

Otros:

El piramidión de granito negro, en la pirámide de Khendjer (dinastía XIII). Museo Egipcio de El Cairo.

Pyramidion de Ramose en Deir el-Medina.

Pyramidion of king’s writer Pauty (RMO Leiden, Saqqara)

Links fotos:

rob koopman;  Juan R. Lazaro; Kurohito

Publicado originalmente en: www. franciscojaviertostado.com

Visto: 851 veces.
Categorías: Historia

franciscojaviertostado

Médico especialista en Obstetricia y Ginecología. Soy autor de dos novelas históricas: Lucius Cassius, el médico esclavo y El Escrito de Dios, publicadas por la Editorial Stonberg. Recientemente he publicado mi tercer libro CÓMO ENFERMAR Y NO MORIR EN EL INTENTO Un viaje a través de la historia de la Medicina, un recopilatorio de artículos de mi blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *