Saltar al contenido

Pocahontas y la polémica John Smith-Juan Ortiz

The following two tabs change content below.

El Tio-Abuelo Penradock

Licenciado en Historia y diplomado en Archivística y Biblioteconomía. Fundador y director de la revista Apuntes (2002-2005). Creador del blog El Viajero Incidental. Bloguer de historia, cine, viajes y turismo desde 2009. Editor y colaborador en varios blogs.

 

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

Hoy se cumplen cuatrocientos años de la muerte de Pocahontas y las circunstancias de este personaje histórico siguen envueltas en cierta controversia sobre la presunta invención de ese episodio por parte de los ingleses, en el sentido de que su verdadero protagonista fue el español Juan Ortiz. Como eso no es cierto, salvo una pequeña parte, vamos a ver qué pasó exactamente en la Norteamérica de aquellos comienzos del siglo XVII.

En abril de 1607 arribaba a la costa de Virginia una flotilla inglesa de tres barcos y fundaba un pueblo bautizado como Jamestown. El objetivo era colonizar aquella zona, lo suficientemente alejada del área de influencia española como para evitar que Felipe III tratara de impedirlo, puesto que España consideraba suya todo el litoral americano y Virginia era considerada el norte de la Florida. Los intentos anteriores habían fracasado, por eso Inglaterra probó esta vez mediante una compañía privada creada ad hoc y llamada London Company, más tarde rebautizada Virgina Company (había otra, la Plymouth Company, que se ocuparía de regiones más al norte) y que reunió un centenar de colonos; la mayoría era gente adinerada que se había visto abocada a la ruina y, por tanto, tan poco dada a trabajar como a la dura vida que esperaba en una tierra salvaje.

Retratos de John Smith y Pocahontas años después de su primer encuentro

 

Entre ellos figuraba John Smith, un joven capitán de sólo veinticuatro años aunque con un dilatado curriculum: había combatido en Europa central contra los turcos, que le hicieron prisionero y esclavo, pero logró huir y volver a su país para continuar su aventurera vida. O eso contó él, pues algunos le tachan de demasiado fantasioso. Smith, dicen, era de baja estatura y plebeyo pero eso no impidió que en poco tiempo se convirtiera en líder de los recién llegados, que se habían enzarzado en peleas internas desde que el jefe de la expedición, sir Christopher Newport, zarpara hacia Inglaterra para traer refuerzos con los que hacer frente a los belicosos indios encontrados, también debía regresar con provisiones, puesto que los colonos no encontraron comida ni podían salir de Jamestown para buscarla. De hecho, la mitad perecieron entre ataques enemigos y hambre, amenazando la continuidad de aquella empresa.

Intercesión de Pocahontas

Smith se internó en territorio indio en busca de víveres y fue capturado por la tribu pamunkey. Trasladado de poblado en poblado, llegó al principal para ser mostrado al jefe Wahunsonacock, al que los ingleses pusieron un nombre más fácil, Powathan, en alusión a su localidad natal. Era un hombre fornido, de unos sesenta años, que llevaba dos décadas al frente de la confederación algonquina, si bien aún le quedaban algunas tribus por someter. Tenía varias esposas y se comportaba con una dignidad similar a la de los reyes europeos. Powathan y Smith hicieron buenas migas, conversando de sus respectivos países, y el inglés fue liberado.

Powathan tenía una hija llamada Matoaka (=risueña) a la que más tarde rebautizó Pocahontas (=traviesa), pues no eran raros esos cambios de nombre entre los indios. Tendría unos trece años cuando llegaron los blancos y se enamoró de Smith, siendo por su intercesión que Powathan enviara comida a Jamestown.

Empezaba 1608 cuando Newport regresó oportunamente con los refuerzos y las provisiones, aunque fue la ayuda proporcionada por Powathan la que salvó la colonia. Sin embargo, poco a poco el buen ambiente entre ambas culturas fue estropeándose: siguieron llegando barcos con colonos y empezaron a menudear los incidentes con los indios, creando un estado de tensión del que Smith se evadía ausentándose en exploraciones. Finalmente la Compañía decidió sustituirle y una explosión en el barco que había de llevarle le hirió en una pierna, lo que le obligó a irse sin poder despedirse de Pocahontas, corriéndose el rumor de que había muerto en el accidente. A partir de ahí, ella perdió todo interés por los ingleses y se casó con un guerrero llamado Kocoum en 1612.

El matrimonio Rolfe

Pero poco después fue secuestrada por el capitán Samuel Argall, un hombre duro y de pocos escrúpulos que, en la práctica, gobernaba Jamestown con mano de hierro. La idea era intercambiarla por varios prisioneros ingleses pero Powathan no cedió. Así pasaron dos años y Pocahontas se convirtió al cristianismo, cambió de nombre una vez más pasando a llamarse Rebeca y se casó con el rico hacendado de tabaco John Rolfe. El matrimonio, ya con un hijo, zarpó para Inglaterra cuatro años después. Allí, Smith, tras hacer otro viaje a América (sin acercarse a Virginia), había alcanzado cierta fama publicando sus aventuras virginianas en un libro titulado The Jamestown voyages under the first charter, si bien adornó la historia para hacerla más dramática contando que Pocahontas había intercedido para salvarle la vida cuando iban a sacrificarle (hasta que escribió el libro nunca había dicho nada sobre tan apurada situación). Aquí entra en liza Juan Ortiz: es probable que Smith sacara la idea del caso del español, que había naufragado en la Florida junto a Cabeza de Vaca más de medio siglo antes y fue salvado de la muerte por las esposas e hijas del jefe Tocobaga, que le había capturado; una de las hijas, Ucita, le ayudó luego a escapar y refugiarse en una tribu más amistosa hasta que tiempo después logró reunirse con la expedición de Hernando de Soto.

La hija de Tocobaga salva a Juan Ortiz

 

Pocahontas y Smith se reecontraron en suelo inglés y aunque ella le recriminó con dureza su marcha sin despedida, al final parece que volvieron a ser amigos y él incluso escribió una carta a la reina en favor de la que ya era Lady Rebeca, que así entró en sociedad y fue recibida por personalidades y la soberana misma. La situación no duró mucho porque murió de viruela en 1617; su padre, Powathan, lo hizo al año siguiente mientras Smith viviría hasta 1631. Ortiz había fallecido poco después de su encuentro con De Soto.

Fallecimiento de Pocahontas

[Fuentes: Pieles rojas (Victoria Oliver); Banderas lejanas (Fernando Martínez Laínez y Carlos Canales Torres); Culturas de los indios norteamericanos (VVAA); Los indios (Claude Appell); La Florida del Inca (Inca Garcilaso de la Vega)]

Visto: 1761 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *