comaAlgunos escritores famosos odian las comas. Creen que las oraciones deben ser largas en su contenido para indicar de esa forma que saben redactar sin usar esos estorbosos signos de puntuación llamados comas (¡Uf!). Pero según el punto número dos de este escrito, deberíamos pensar que existen ciertos públicos acostumbrados a recibir ciertas dosificaciones de información, es decir, poco a poco, pausadamente, sin prisas. Deteniéndose para explicar, ampliar la idea, volverlo sencillo. Claro, los escritores famosos se dirigen a públicos “elevados”, quizá muy cultos, que dominan más de 20 mil términos (y dominarlos significa que los usan con mucha frecuencia, por lo que sus cerebros están acostumbrados a ello).

libro-escritoresHábito lector

Pero no hace falta pensarle mucho para darnos cuenta que no son todos. Por eso la frase inicial empieza con “algunos”. Los demás sí pensamos en quienes nos leen. Sabemos que leer no es hábito frecuente en el 70% de la población mundial y que deseamos alcanzar a más gente con nuestras palabras; buscamos un diálogo discursivo entendible, masticable, digerible. Para ello vamos a valernos de las comas, esos pequeños signos de puntuación que en primaria nos enseñaron para detenernos un segundo, pausar, y continuar con nuestra lectura. En el caso tuyo, de la escritura. Las comas se usan de tres formas distintas… la primera es para separar oraciones, la segunda para enlistar y la tercera para hacer aclaraciones. He aquí los tres ejemplos.

1.- Hoy me toca clase de geografía, mañana de matemáticas.

2.- Tuve muchas novias: Sofía, Andrea, Laura, Patricia, Lorena y Magdalena.

3.- Juan, mi vecino, es un desgraciado.

Nótese que en la tercera, si eliminamos lo que se encuentra entre las comas (incluidas), la oración no pierde sentido.

Eso es tiempo para respirar

Luego están los puntos y comas que se relacionan mucho con el ejemplo uno de las comas. ¿Por qué? Porque los puntos y comas se usan para unir varios grupos de oraciones. Vea el ejemplo número 4:

4.- María comía fresas, Alejandra peras y Elizabeth naranjas; cada una, por su cuenta, se acabó un plato.comas-y-cerebro

Vuelva a eliminar lo contenido entre las dos comas y se encuentra con que no altera el resto de la oración como en el ejemplo 3. Note que el punto y coma está en medio de los dos grupos de oraciones. Incluso comparten de alguna forma al sujeto.Después de esta breve clase del uso de las comas, sólo déjame aclararte que debes seguir ciertas curvas al expresarte en un texto, como la montaña rusa. Deberá haber momentos excitantes, donde tus palabras expresen cierta emoción, como si estuvieras apasionándote; luego, deja que las aguas se calmen un poco, dale respiro a tus lectores y puedes volver a llevarlos al clímax, la pasión, la fuerza. Las comas y demás signos de puntuación te serán de mucha utilidad para lograrlo.

Volver al listado de Escribir bien