Saltar al contenido

La tontería de comprar siempre en el pequeño comercio.

The following two tabs change content below.
Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.

A menudo,y especialmente en la época navideña, me llegan por las redes sociales memes y mensajes que animan al público a comprar siempre en el pequeño comercio. A priori, no tiene nada de malo comprar en esas tiendas vecinales de toda la vida, yo mismo lo hago. El error es que sea siempre así, y peor, las razones que arguyen dichas campañas.

Insisto, no es necesariamente malo comprar en el pequeño comercio. Muchas veces es la mejor opción, por cercanía, por rapidez, por comodidad. Pero no dejes que te engañen con eso de que comprando ahí “apoyas a la comunidad”, o que comprando en los grandes almacenes tu dinero se va a otra parte. Lo que tienes que hacer, simple y llanamente, comprar siempre donde encuentres el mejor producto o servicio, al mejor precio.

Si te gusta esta publicación, dale tu voto y comparte (al final).

Lo curioso es que ya lo hacemos. A pesar de dichas campañas, la gente sigue comprando en donde cree obtiene más por su dinero. La gente no es tonta.

Pequeño comercio

La Rosca de Reyes

Voy a servirme del último ejemplo que he recibido para explicar el tema. Hace unos días, poco antes de la fiesta de los Reyes Magos, me llegó un mensaje por Whatsapp que decía: “Este Día de Reyes, no compres tu rosca en Costco, Walmart, Bodega Aurrerá, HEB. Cómprala en la panadería por tu casa, apoya al panadero y al comercio local, ayuda a la economía de México y no a los extranjeros.”

Vamos a ver, ¿es que las roscas de Costco, Walmart, etc., las hacen en China? No, por supuesto. La panadería, como muchos otros productos, se produce localmente, no es un producto que viaje fácilmente, y sus costes son ya bajos como para que haya una diferencia considerable importándola.

rosca de reyes

Si compras en uno de esos grandes almacenes, también estás apoyando al panadero local, y a todos los demás empleados de dicha tienda. Esa tienda, sea cual sea su tamaño, da empleo a muchas personas, y paga los mismos impuestos que el pequeño comercio, incluso más. No ayudas más comprando en el pequeño comercio.

El vecino no siempre es vecino

Al lado de mi casa, tengo una frutería de la que son dueños una pareja de bolivianos. Da la casualidad que no viven ni siquiera en Madrid, sino en una ciudad cercana. No importa, pagan sus impuestos aquí, al igual que los grandes almacenes. No hay diferencia.

Eso sí, parte de lo que ganan, lo envían a su país de origen para pagar los estudios de uno de sus hijos. Esto es, no todo el dinero que gastas en un comercio pequeño se queda en la comunidad. Tampoco hay diferencia con lo que sucede en Walmart.

Que no quieres que haya inversión extranjera, pues nada, te recomiendo Corea del Norte o  Cuba, países sin esas perversas multinacionales.

Inversión extranjera

Es verdad que los dueños pueden ser extranjeros, y eso, per se, no tiene nada de malo. La inversión extranjera trae grandes beneficios al país que la recibe. Es dinero que viene de fuera crea empleo, revitaliza una economía cuando no hay dinero local. Es normal que quieran obtener beneficios, es un negocio. Si no ganaran dinero, no invertirían en dicho país, y eso sí que es malo para la comunidad.

Se suele pensar que los dueños de esos grandes almacenes son grandes multimillonarios, y en algunos casos es cierto. Los herederos de Sam Walton, el hombre que fundó Walmart, están entre los más ricos de Estados Unidos. Pero más a menudo, los dueños de esas empresas son miles o millones de pequeños ahorradores, que compran acciones en dichas empresas para obtener beneficios que les permitan jubilarse dignamente.

inversión extranjera

Tu dinero no siempre va a las arcas de las grandes familias, también a los pequeños ahorradores. Los inversores extranjeros traen dólares y Euros a tu país, y lo gastan localmente en construir empresas, en dar empleo, en publicidad. Esos pequeños ahorradores, han confiado en tú país para invertir su dinero, no veo por qué demonizarlos.

Por qué no compramos más en el pequeño comercio

Creo que cualquiera sabe la respuesta. Por comodidad, por precio, y muy a menudo, por servicio.

Comprar en un gran almacén tiene la ventaja de que podemos encontrar todo lo que necesitamos en un mismo lugar. Ropa, fruta, verdura, carne, papel higiénico, hasta electrónica, todo en cómodas estanterías y con los precios marcados. Es verdad que se utilizan tácticas de venta poco éticas, pero basta con el sentido común para no caer en ellas.

Supermercado

Los precios en los grandes almacenes suelen ser más bajos que en el pequeño comercio, por la sencilla razón de que aprovechan las economías de escala. Al comprar más de un producto, obtienen mejor precio, y pasan el ahorro a los clientes. Cualquier ama/o de casa lo sabe.

En mi propia experiencia, los precios en el pequeño comercio son un 25-30% más caros, y en ocasiones más. Y lo son porque el dueño sabe que me ahorra unos minutos cuando necesito comprar ajos u otro ingrediente de emergencia.

Servicio

En algunas páginas web, he leído eso de que en el pequeño comercio “te dan los buenos días”. Pues a mí también me dan los buenos días en los grandes almacenes. Es verdad que el frutero o el carnicero de al lado puede darte un trato más personalizado, pero eso no quiere decir que los trabajadores de Aurrerá o Carrefour no sean humanos.  

En el supermercado al que suelo ir, me conocen bien, y me tratan tan bien como en el pequeño comercio. Aludir a la “deshumanización” de los grandes almacenes es una falacia. Además, esos trabajadores de las grandes empresas son tan vecinos como los de las pequeñas, y tienen tanto derecho a un empleo como el que más. También merecen nuestro respeto.

servicio al cliente

No voy a pagar más porque me den los buenos días o me llamen por mi nombre. En cualquier caso, también hay pequeños comercios con gente grosera.

Producto “local”

Otra de las falacias que se suelen mencionar en defensa del pequeño comercio es que, supuestamente, venden productos “locales”. Puede ser cierto en los pequeños pueblos, donde las frutas y verduras pueden venir de un agricultor local. En las grandes ciudades eso rara vez ocurre.

Por lo general, tanto los grandes almacenes como la tienda de la esquina compran en los grandes mercados de abastos. Es el mismo producto para todos, aunque los grandes almacenes compran a mejor precio porque lo hacen en mayor volumen.

Central de abastos

En el caso de productos perecederos, lo mismo. La sal, el azúcar, los enlatados, los cereales y demás, se compran a los mismos proveedores. La carne del supermercado Día la suministran los mismos ganaderos de Galicia o Ávila que la que vende el carnicero de enfrente, él mismo me lo ha dicho. La única diferencia, nuevamente, está en el precio.

Curioso es cuando veo a la señora china de una tienda cercana, comprando cajas de producto en el supermercado, para luego venderlo ella. Más caro, claro está.

Hay ventajas y desventajas

Como todo en esta vida, comprar en una tienda u otra tiene puntos positivos y negativos. Comprar en un gran almacén o en un pequeño comercio son ambas opciones adecuadas en un momento dado. Ni unos son tan malos ni otros son tan buenos. Todo depende de nuestra conveniencia, y de nuestro bolsillo.

Compra donde quieras, donde encuentres lo que buscas, al precio que te convenga. No le hagas caso a la propaganda y toma tus propias decisiones. La Rosca de Reyes de un gran almacén puede ser tan buena como la del panadero de tu barrio, empezando porque el gran almacén también puede estar en tu barrio, y sus panaderos pueden ser tus vecinos.

Yo seguiré haciendo lo mismo. Seguiré pensando que vivo en el mundo, y no sólo en mi barrio o en mi ciudad. Compraré en un lugar o en otro dependiendo de las circunstancias. Seguiré tomando mis propias decisiones sin que me llenen la cabeza de mensajes anti-Carrefour. Soy yo quien gana el dinero, y lo gastaré como yo crea conveniente. Sé que tú harás lo mismo.

Nota:

Nadie me ha pagado por escribir este artículo, ni tengo ningún interés financiero en los grandes almacenes. Son mis propias ideas.

Visto: 2329 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *